¿Cómo afrontar el duelo de la pérdida de un ser querido en tiempos de pandemia?

Escrito por Vanessa Cobeñas y Giuliana Hinojosa, voluntarias de Psicoeducación

Actualmente la pandemia por Covid-19 ha afectado a nivel mundial en diversas situaciones  y ha alterado de manera significativa la vida en nuestra sociedad; vemos cómo día a día incrementan las tasas de muertes (Organización Mundial de la Salud, 2020) enfrentándose así, las personas al dolor desgarrador de una pérdida, esta situación de por sí es muy difícil y  genera sufrimiento, pero es más dolorosa la experiencia en este contexto de pandemia, por lo que es importante y válido vivir este proceso de duelo de manera personal, pero ¿cómo puedo afrontar el duelo frente a la pérdida de un ser querido en tiempos de pandemia?

El duelo hace referencia a un proceso normal de adaptación que afronta la persona ante pérdidas significativas en su vida, entre estas pérdidas están las etapas de su vida, un animal, un objeto, personas y eventos significativos; debido a que las personas son únicas e irrepetibles, su experiencia de duelo también lo es. Por ello, es importante tener en cuenta diversos aspectos que hacen que la persona experimente su duelo de manera particular, entre ellas están, la etapa en la que se encuentra la persona, la relación con su ser querido que ha fallecido o los recursos personales que posee (Figueroa, Cáceres y Torres, 2020). Así mismo, perder a alguien es una experiencia que implica ser compartida, acompañada, sostenida por miradas compasivas, palabras de cariño y abrazos (Alarcón, et al 2020).

La forma de manifestarse en niños y adolescentes son con malestares físicos y problemas conductuales, en las personas mayores se hace evidente con malestar psicológico y emocional;  Borgoño et al. (2020) sostiene que las manifestaciones del duelo en adultos se da a :

  • Nivel físico: sensación de vacío en el estómago, opresión en el pecho y la garganta, sensibilidad al ruido y cansancio.
  • Nivel emocional: tristeza, ira, frustración, culpa, remordimiento, ansiedad, sensación de soledad, desamparo.
  • Nivel mental: confusión, preocupación constante, dificultades de atención, Memoria y concentración.
  • Nivel conductual: aislamiento, suspirar, llorar, agitaciones, trastornos del sueño y la alimentación.

Además, el duelo cuenta con 5 etapas de las cuales no todas las personas atraviesan todas estas etapas, ni lo hacen en un orden prescrito, pero ayudan a identificar lo que se está sintiendo, estas son: la negación de la pérdida, ira, negociación, depresión y finalmente se da la aceptación de la pérdida (Kübler-Ross y Kessler, 2016). Por otro lado, Diaz (2016) nos dice que el duelo, se puede vivir de forma activa y esto se logra realizando 3 tareas que tienen como finalidad resolver de manera adecuada el duelo para ganar mayor control sobre aquellos que nos ha sucedido, estas tareas son:

  • Aceptar la realidad de la muerte; es decir, asumir que la persona fallecida no va a vivir más, que no la vamos a ver y que no va a volver.
  • Trabajar las emociones que se experimentan frente a la pérdida de un ser querido.
  • Aprender a vivir en un mundo en el que la persona fallecida está ausente.

Es importante saber cuándo buscar ayuda profesional, para esto se debe saber distinguir lo que es un duelo normal de un duelo patológico, en el momento que veamos que no podemos avanzar, es cuando debemos pedir ayuda. Los investigadores Borgoño et al. (2020) y Worden (1997) dan a conocer algunas características que pueden ser de utilidad para identificar este tipo de duelo cuando ya se vuelve patológico: 

  • No se puede hablar del fallecido sin experimentar un dolor intenso. 
  • Algún acontecimiento relativamente poco importante desencadena una intensa reacción emocional.
  • Se tiene una fuerte vinculación con la persona fallecida.
  • Fallecimiento repentino o imprevisto.
  • Percepción de no haber hecho todo para evitar la muerte de la persona fallecida.
  • La falta de apoyo familiar o social durante el período de duelo.
  • Dificultad para expresar la pena y otras emociones que afectan en nuestro estilo de vida. 
  • Cambios radicales en el estilo de vida, evitando amigos, miembros de la familia o todo lo relacionado con el fallecido.
  • No tener la posibilidad de poder acompañar al ser querido en sus últimos momentos de vida.

Sin embargo, es importante el autocuidado como parte del proceso de duelo, pues, refiere a las prácticas cotidianas y a las decisiones que realiza una persona, familia o grupo para cuidar de su salud, la alteración de nuestra cotidianidad producto de la pandemia y la adaptación constante a la misma puede resultar abrumadora. A continuación se presentan algunas recomendaciones señaladas por (Alarcón, et al 2020).

  • Comer sano es decir consumir alimentos saludables y nutritivos ya que no comer bien aumenta la irritabilidad y resta energía.
  • Dormir adecuadamente manteniendo un horario en la medida de lo posible, antes de la hora de dormir se puede tener un tiempo de relajación o meditación.
  • Realizar actividad física, cómo hacer estiramientos o caminar, ayuda a dormir mejor, aportan energía y favorece la sensación de bienestar.
  • Es normal que surjan emociones y sensaciones de soledad, tristeza, enfado, etc., por lo que expresar los sentimientos sobre la pérdida para comprender qué ha sucedido, será de beneficio para sentirse aliviado.
  • Rodearse de personas en las que se puede confiar, contar, que pueda ser escuchado, que esas personas estén para apoyar, esto puede ayudar a sentirse confortado en los momentos de decaimiento o preocupación, contribuyendo así, a mejorar el estado de ánimo.

Por otro lado, comunicar a niños, niñas y adolescentes sobre la muerte durante este proceso es muy importante, se debe tener en cuenta que en estos momentos no se necesita ser fuertes, sino se necesita mayor empatía, ser amados y cuidados.  Por ello, los autores Figueroa, Cáceres y Torres (2020) mencionaron como comunicar el fallecimiento en niños y adolescentes.

En primer lugar,  las personas más cercanas a los menores son los más indicados para comunicar las malas noticias, explicándole abiertamente de lo sucedido. No se debe usar frases como se fue al cielo, se fue de viaje, está dormido; en esta situación, el adulto tiene que mostrar  cariño y ternura diciendo: Tengo una noticia muy triste que darte, por ejemplo. Al momento de expresar será difícil, pero lo importante es que está siendo honesto frente a esta situación. En segundo lugar, permite que exprese sus sentimientos y emociones como rabia, ira, tristeza, impotencia, etc, pasados los primeros momentos del impacto y la expresión inicial del mismo, ofrecer otras alternativas que ayuden al  menor canalizar su dolor, por ejemplo: hacer un dibujo, escribir una carta, explicar por escrito cómo se siente, un cuento sobre lo ocurrido, entre otros.

En tercer lugar, se debe tener disponibilidad para responder sus dudas, es muy posible que te pregunte si tiene hambre, sueño o sed, si no sabes qué responder o no conoces la respuesta no le engañes, no ofrezcas una realidad inventada, responde con honestidad diciendo que en ese momento no lo sabes o que es muy difícil para ti responder a eso ahora. Recuerda que toda persona, independientemente de la edad que tenga, necesita sentirse segura y cuidada, especialmente ante una situación de peligro y de impacto emocional importante.

En cuarto lugar, al igual que los adultos, los adolescentes necesitan tener sus momentos y espacios  para conectar con su dolor y para desconectar, pudiendo parecer que no le está doliendo y en realidad es que no sabe sostener su dolor necesitando desconectar o realizar afrontamientos de evitación para poder sobrellevar esta situación.

En quinto lugar, es importante respetar sus momentos y sus silencios porque no siempre quieren hablar de la muerte, muchas veces ocultan su dolor porque se sienten preocupados/as por sus familiares y quieren protegerlos. Simplemente, se les debe hacer saber que estaremos ahí para cuando quieran hablar o preguntarnos algo. Por último, utilizar recursos tales como libros, películas, cortometrajes sobre la muerte y la pérdida de un ser querido que puedan ayudarles a comprender e integrar lo sucedido y aprender alternativas de mejora.

Otra forma de vivir este proceso del duelo, es a través de ritos de despedida, que son actos simbólicos que ayudan a expresar nuestros sentimientos ante una pérdida, a poner un poco de orden en nuestro caótico estado emocional, a establecer un orden simbólico para los acontecimientos vitales y nos permiten la construcción social de significados compartidos. Según los autores Figueroa, Cáceres y Torres (2020) mencionan dos rituales en caso de no poder asistir y acompañar a despedirse de su ser querido, éstas son:

Rituales de despedida personales:

  •  Crear un álbum fotográfico que te permita recordar su vida y los momentos compartidos.
  •  Hacer una caja de recuerdos donde puedas guardar objetos significativos y recuerdos de tu ser querido.
  • Realizar un diario donde expreses lo que sientes y puedas recordar momentos significativos compartidos con tu ser querido.
  •  Hacer dibujos que permitan expresar de forma simbólica lo que sientes o lo que no puedes decir con palabras.

Rituales de despedida sociales/ a distancia:

  •  Realizar una ceremonia virtual en la que se lea un texto significativo, se encienda una vela mientras se dicen algunas palabras sobre la persona fallecida y se guarde un minuto de silencio.
  • Hacer una publicación homenaje en alguna red social donde tus contactos puedan dejar sus palabras de apoyo y muestras de cariño.
  •  Realizar una actividad conjunta y coordinada, como una cadena de oración o encender una vela.
  •  Compartir recuerdos y momentos especiales, quizá se pueda pedir a los amigos y familiares que compartan algún momento especial, anécdota o historia que ayuden a conocerlo un poco más.

Entonces, es importante darle importancia a la salud mental en este tiempo de pandemia, si bien es cierto el duelo es un proceso necesario natural e inherente al ser humano,  acompáñalo escuchando tus emociones, permítete sentir el dolor, la rabia e intenta canalizarlas sin juzgarlas. Además, puedes trabajar desde los rituales antes mencionados o pedir ayuda de un profesional de la salud mental, recuerda que es un proceso temporal que te llevará a adaptarte  a la nueva situación con serenidad. 

Referencias 

Alarcón, E., Prieto, P., Cabrera, C.E., Rey, P., García, N., Robles, M., Montejo, M., Vega, N y Plaza, G. (2020). Guía para las personas que sufren una pérdida en tiempos del coronavirus (covid -19). http://www.ipirduelo.com/wp-content/uploads/GUI%CC%81A-DUELO-COVID19-2020.pdf

Borgoña, C., caqueo, A., Carrasco, A., Chandía, A., González, R.,  López, M.E., Fernández, S., Ferrés, M.,  López, R., Martínez, J., Olivares, P., Ramos, P., Rosas, A., Santelices, M.P y Vega, P. (2020).  Recomendaciones y guías de acompañamiento frente a duelos por covid-19.  Salud Mental y bienestar psicológico. Escuela de psicología. http://www.psicologia.uc.cl/wp-content/uploads/2020/05/20200518_GUIAS-DE-ACOMPAN%CC%83AMIENTO-Y-DUELO-COVID-2.pdf

Díaz, P. (2016). Hablemos de duelo. Manual práctico para abordar la muerte con niños y adolescentes. http://www.codajic.org/sites/www.codajic.org/files/Hablemos%20de%20Duelo%20%20Manual%20practico%20para%20abordar%20la%20muerte%20con%20ninos%20y%20adolescentes%20.pdf

Figueroa, M; Cáceres R & Torres, A (2020). Manual de capacitación de acompañamiento y abordaje del duelo. Fundación silencio (Fundasil). Unicef. https://www.unicef.org/elsalvador/media/3191/file/Manual%20sobre%20Duelo.pdf

Kübler-Ross, E. & Kessler, D. (2007). On grief and grieving: finding the meaning of grief through the five stages of loss. New York: Scribner. Fuente: https://viviendolasalud.com/psicologia/duelo-fases-etapas

Kübler-Ross, E. y Kessler, D. (2016) Sobre el duelo y el dolor. Ed. Luciérnaga https://www.planetadelibros.com/libros_contenido_extra/32/31277_Sobre_el_duelo_y_el_dolor.pdf

Organización Mundial de la Salud. (2020). Minsa reportó 201 decesos y 7.719 contagios en las últimas 24 horas. https://www.who.int/features/emergencies/es/Worden, J.W. (1997).El tratamiento del duelo: Asesoramiento psicológico y terapia. Paidós

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: